diciembre 15, 2019
  • 12:35 am ARRANCA EL CICLO AGRÍCOLA 2019-2020 CON LA APERTURA DE LA PRESA SOLÍS.
  • 12:31 am EXTIENDEN 20 DÍAS EL ESTUDIO PARA ENRIQUECER EL PMDUOET CON PROPUESTAS CIUDADANAS
  • 12:27 am ARRANCA OPERATIVO DE SEGURIDAD GUADALUPE REYES EN GTO CAPITAL.
  • 12:25 am GUANAJUATO CAPITAL YA TIENE MUSEO DE ARTE SACRO.
  • 12:21 am GUANAJUATO PRIMER MUNICIPIO EN REGLAMENTAR EL ACOSO SEXUAL CALLEJERO.

Acámbaro, Gto. 11 de agosto del 2019.- En el Hospital General de Acámbaro se atienden a 14 de los 22 niños y niñas con diagnóstico de diferentes enfermedades lisosomales registrados en la Secretaría de Salud.

Durante el ejercicio fiscal 2018, se brindaron 822 atenciones para recibir terapia de reemplazo enzimático, en un total de 22 pacientes, de los cuales 19 son hombres y 3 mujeres que se encuentran entre los 2 años y 15 años de edad.

Se atiende a 9 pacientes con diagnóstico de Mucopolisacaridosis tipo lo Enfermedad de Hurler, 8 pacientes con diagnóstico de Mucopolisacaridosis tipo II o Enfermedad de Hunter, 2 pacientes con diagnóstico de Enfermedad de Gaucher, 3 pacientes con diagnóstico de Enfermedad de Fabry, un    paciente con diagnóstico de Mucopolisacaridosis tipo IV o enfermedad de Morquio.

Estos pacientes   reciben   terapia de reemplazo enzimático cada   semana   o cada   quince   días dependiendo del diagnóstico y el tipo de enzima.

Adicional   a   lo   anterior, se   brindan   atenciones   diversas   para   atender   sus   necesidades    por complicaciones o controles como son: colocación de catéter venoso central para aplicación de la enzima, interconsultas   con   las   diferentes   especialidades (cardiólogo, cirujano, traumatólogo, oftalmólogo, entre otros).

María de Arguello Barrera Pediatra del Hospital General de Acámbaro explicó que en total se ofrece tratamiento a 14 pequeños en dicha unidad médica.

Detalló que la enzima que les hace falta a los niños les es suministrada, en la mayoría tienen padecimientos de Mucopolisacaridosis, de manera que el tratamiento les permite evitar que sigan teniendo excedentes de enzimas, sin embargo, el deterioro neurológico sigue en progreso en los niños.

A excepción de dos niños que son tratados en la Secretaría de Salud de Guanajuato y el Instituto Nacional de Pediatría, bajo un protocolo de estudio estricto.

De una a tres horas permanecen los pacientitos en el Hospital de Acámbaro una vez por semana, y todos se caracterizan por tener deficiencias de enzimas, mismas que sirven para degradar substancias que sus organismos no necesitan y en ellos las cantidades que presentan se van depositando en diferentes partes del cuerpo, desde la piel, pulmón, corazón, tejidos, entre otras partes generándoles cardiopatías hipertróficas.

María Guadalupe Orozco Lemus originaria de Puruandiro Michoacán con los beneficios del Seguro Popular acude al Hospital General de Acámbaro desde hace 6 años para que su hijo Fernando Zavala Orozco de 9 años reciba tratamiento, tiene diagnóstico de mucopolisacarisdosis.

Admite que desde que Fernando recibe tratamiento ya no se enferma tanto, pese a que tiene complicaciones propias de la enfermedad.

“Gracias al tratamiento le ha ido mejor su enfermedad tiene muchas complicaciones espero gracias a su tratamiento le doy gracias a todas las personas nos han tratado muy bien tanto los doctores como las enfermeras”.

María Guadalupe Medina Saenz es mamá de Cristo Figueroa de 9 años, son originarios de la comunidad de Provincia de Calera en el Municipio de Yuriria y desde hace casi 6 años acuden al Hospital de Acámbaro para que el pequeño reciba una enzima.

Ha sido mamá de tres niños dos de ellos fallecieron por enfermedad lisosomal, la diferencia es que hoy sabe cual es la enfermedad de su hijo.

Reconoció que la Mucopolisacaridosis es una enfermedad que daña a su hijo, antes caminaba, corría, ahora, aunque ya no camina por el progreso de la misma enfermedad, ha notado que su calidad de vida ha mejorado porque ha dejado de tener cambios físicos abruptos.

“Mientras lo vea feliz le pido a todas las más que tiene a sus niños así que le echen ganas, gracias a Dios ahora contamos tenemos la ayuda del Seguro Popular que nos cubre los tratamientos”.

Reconoció el buen trato de las enfermeras a su hijo porque siempre lo han atendido con calidad humana.

 

 

 

admin

RELATED ARTICLES
LEAVE A COMMENT