noviembre 25, 2020
  • 9:27 pm EL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PRI ASUME DEFENSA DE LOS GUANAJUATENSES EN ANÁLISIS DE LEYES DE INGRESOS MUNICIPALES
  • 9:24 pm ANALIZAN EN EL CONGRESO DEL ESTADO PROPUESTA DE LEY DE INGRESOS DE 16 MUNICIPIOS
  • 1:50 pm EN GUANAJUATO ESTUDIANTES Y DOCENTES HACIA LA MENTEFACTURA.
  • 7:26 pm EL CONGRESO DEL ESTADO DE GUANAJUATO OTORGO LOS PREMIOS A LOS GANADORES DEL CONCURSO DE ENSAYO DE INVESTIGACIÓN LEGISLATIVA.
  • 7:13 pm GUANAJUATO CAPITAL A LA VANGUARDIA EN LA ERRADICACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Guanajuato, 2 noviembre de 2020.- Es recomendable que a partir de los 40 años de edad, se acuda al oftalmólogo para una revisión anual, ya que la detección oportuna de algunas enfermedades permite retrasar su manifestación y la aparición de síntomas.

“Catarata, glaucoma y retinopatía diabética son algunas de las patologías oculares que sin el adecuado diagnóstico y tratamiento provocan ceguera en forma rápida y progresiva, señaló el oftalmólogo Leonel López Lozano de la Unidad Médica de Atención Ambulatoria (UMAA) No. 55, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en León.

Indicó que el glaucoma se caracteriza por pérdida progresiva de las fibras nerviosas de la retina y cambios en el aspecto del nervio óptico. Algo que hace relevante a este padecimiento es que la mayoría de las personas afectadas no presentan síntomas en las primeras fases de la enfermedad, cuando esto ocurre, generalmente inicia con defectos en el campo visual y pérdida de visión.

Por otro lado, dijo el especialista, la catarata es la pérdida de transparencia del cristalino (un tipo de lente que protege el ojo); dicha afección es más común en la población mayor de 60 años de edad, ya que a medida que envejecemos las proteínas en el cristalino comienzan a descomponerse y éste se torna opaco.

Agregó el médico del IMSS que la retinopatía diabética es una lesión ocular por la debilidad de los vasos capilares a consecuencia de la diabetes, y al igual que las enfermedades anteriormente mencionadas, este padecimiento en un principio no provoca síntomas hasta que el daño a los ojos es grave y entonces se suele presentar: visión borrosa y pérdida lenta de la visión, sombras o áreas de visión perdidas y dificultad para ver en la noche.

A pesar de que no hay ejercicios para proteger los ojos o mejorar la visión, es indispensable, dijo, que los derechohabientes del IMSS acudan con el especialista a revisión oftalmológica, una vez al año cuando se es mayor de los 39 años de edad, dos veces después de los 50 años y tres veces después de los 60.

El doctor López Lozano exhortó a la población estar atenta ante cualquier signo que indique una visión deficiente, para evitar problemas en el presente y en el futuro. Una de las señales inequívocas de los problemas visuales es cuando tiene que acercarse demasiado a objetos para verlos correctamente, concluyó.

admin

RELATED ARTICLES
LEAVE A COMMENT